Prensa

Embajador Henry Morgenthau: Una voz que clamó en el desierto

(The Times of Israel) Al celebrar el Día de la Memoria de Armenia en 2016, el entonces presidente Barack Obama habló de la “primera atrocidad masiva del siglo XX”. Una personalidad prominente no estuvo de acuerdo con una caracterización tan tibia: “El liderazgo moral es imposible cuando los crímenes de lesa humanidad se topan con eufemismos”. El hombre que dijo eso fue Robert Morgenthau, nieto del embajador estadounidense ante el Imperio Otomano a principios del siglo XX, Henry Morgenthau.

Cien años atrás este mismo mes, en octubre de 1918, el embajador Morgenthau publicó Secretos del Bósforo, un libro que denunció a los turcos por el trato de su minoría armenia. El embajador fue pionero en el esfuerzo por exponer las acciones malvadas del Imperio Otomano y trató de hacer que el mundo entrara en acción en nombre de los armenios. Escribió sobre “carnicerías al por mayor de hombres y mujeres indefensos que los turcos siempre habían encontrado tan agradables”. Describió cómo se produjo el proceso de exterminio. Primero, los turcos mataron a tantos hombres armenios capaces como les fue posible por fusilamientos, ahorcamientos o haciéndolos desfilar por el desierto, donde kurdos y turcos tribales atacaban a estos hombres hambrientos, exhaustos y desarmados, para asesinarlos “para ganar el mérito ante los ojos de Alá que proviene de matar a un cristiano”. Morgenthau cuenta sobre casos en que los torturadores turcos clavaron herraduras a los pies de sus víctimas armenias y clavaron sus manos y pies en pedazos de madera, en una cruel imitación de la crucifixión. “¡Ahora, deja que tu Cristo venga y te ayude!”, les dijeron. El embajador estadounidense confiesa que un funcionario turco le dijo que incluso habían profundizado en los registros de la Inquisición española para obtener ideas para las torturas.

Una vez que se lidió con la mayoría de los hombres armenios, los restantes ancianos, las mujeres y los niños se convirtieron en una presa fácil. Fueron obligados a cruzar desiertos desolados y abrasadores en las condiciones más duras. “De las miles de ciudades y aldeas armenias, ahora surgen estas caravanas desesperadas; llenaron todos los caminos que llevaban al sur; En todas partes, a medida que avanzaban, levantaron un enorme polvo y escombros, sillas, mantas, ropa de cama y utensilios domésticos abandonados marcaron el curso de las procesiones”. Las jóvenes estaban especialmente expuestas a los malos tratos. Turcos y kurdos rurales cayeron sobre ellas y las llevaron a sus aldeas como esclavas sexuales. Algunas murieron a causa de estas experiencias, otras sobrevivieron solo para quedar “terriblemente locas”. Morgenthau relata sobre las madres que preferían abandonar a sus bebés detrás de una zarza para que pudiesen morir en paz, y evitar así el salvajismo de sus enemigos musulmanes. “No he contado de ninguna manera los detalles más horribles”, escribe Morgenthau, “pues una narración completa de las orgías sádicas de las que estos hombres y mujeres armenios fueron víctimas nunca se podría imprimir en una publicación estadounidense”.

Morgenthau atribuyó el fanatismo religioso a la turba kurda y turca que “mató a los armenios como un servicio a Alá”, pero señaló que los líderes turcos que llevaron a cabo esta barbarie eran en su mayoría ateos “sin más respeto por el mahometismo que por el cristianismo”. Para ellos, fue una cuestión de “calculada política estatal a sangre fría”, concluye.

En un momento dado, el ministro del Interior, Talaat Pasha, le preguntó: “¿Por qué está tan interesado en los armenios de todos modos? Usted es un judío; estas personas son cristianos… ¿Por qué no puede dejar que hagamos con estos cristianos lo que queramos?” En un artículo de opinión del 2015 en The Wall Street Journal, Gordon Crovitz educa sobre la respuesta de Morgenthau: “No estoy aquí como judío, sino como embajador estadounidense. Mi país contiene algo así como 97 millones de cristianos y algo menos de tres millones de judíos. Entonces, al menos en mi capacidad de embajador, soy 97% cristiano. Pero después de todo, ese no es el punto. No apelo en nombre de ninguna raza o religión, sino simplemente como un ser humano”. Y agregó: “Nuestro pueblo nunca olvidará estas masacres. Siempre resentirá la destrucción total de los cristianos en Turquía”. Cuando los turcos amenazaron con presionar a Washington para que lo llamara a consultas, Morgenthau dijo: “No se me ocurre mayor honor que el de ser retirado porque yo, un judío, he hecho todo lo posible en mi poder para salvar las vidas de cientos de miles de cristianos”.

En 1915, Morgenthau ya estaba reclutando filántropos estadounidenses para formar el Comité Americano para el Alivio de Armenia y Siria, que distribuyó carteles con el lema “Den o pereceremos” y solicitó donaciones a lo largo de todo Estados Unidos. Crovitz nos informa que los estadounidenses aportaron 100 millones de dólares, equivalente a casi USD 2.5 mil millones hoy.

En octubre de 1918, Secretos del Bósforo hizo un llamado desesperado a la conciencia de la humanidad. Un siglo después, vale la pena recordar al hombre valiente cuya voz gritó desde Constantinopla al mundo entero.

Por Julián Schvindlerman
12/10/18

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.