Guerra Artsaj 2020, Nagorno Karabaj, Prensa

Informe sobre el uso de municiones incendiarias de Azerbaiyán contra civiles de Artsaj

Las oficinas de los Ombudsman de Armenia y Artsaj publicaron el 6 de noviembre un detallado informe con evidencias sobre la utilización de municiones incendiarias de destrucción masiva contra objetivos civiles de Artsaj por parte de Azerbaiyán.

“Del 29 al 31 de octubre, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán utilizaron municiones de destrucción masiva que contienen elementos químicos en Artsaj (Nagorno Karabaj). Según la información, la munición contenía fósforo blanco. Varios informes fueron publicados desde entonces como prueba de las enormes destrucciones que resultaron de esos ataques”, comienza el reporte.

Al recordar que “los ataques intencionales contra las comunidades civiles” por parte de Azerbaiyán “son un hecho bien documentado”, el informe denuncia que “el 29 de octubre, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán lanzaron ataques selectivos contra las áreas forestales de Artsaj cerca de comunidades civiles, causando incendios masivos y desastres ambientales”.

“En particular, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán utilizaron munición incendiaria de destrucción masiva que contenía elementos químicos contra las zonas forestales. Además, según la opinión de los expertos y la población local, el medio utilizado puede contener fósforo blanco u otros elementos químicos similares, que es una sustancia química incendiaria y tóxica que se utiliza como relleno en varias municiones diferentes. Uno de los ataques se lanzó el 29 de octubre casi a las 6:20 pm contra los bosques ubicados al este (en dirección a la región de Martuni) de Artsaj (Nagorno Karabaj). La munición incendiaria de destrucción masiva que contiene elementos químicos (posiblemente fósforo blanco) se utilizó a través del aire y provocó un verdadero desastre ambiental en los bosques cercanos. También se registró otro caso de uso de munición incendiaria de destrucción masiva que contenía elementos químicos (posiblemente fósforo blanco) por parte de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán contra las zonas forestales de Artsaj”.

municiones-incendiarias-de-azerbaiyan-contra-civiles-de-artsaj-03-645x528

El informe explica que “de acuerdo con la opinión de los expertos del campo relevante, el uso de armas incendiarias provocará un desastre tanto para los seres humanos como para el medio ambiente”: a largo plazo, puede causar quemaduras térmicas y daño respiratorio. “Es indudable que los resultados del uso de fósforo blanco en el organismo de los seres humanos pueden ser extremadamente graves y severos. Dependiendo del nivel de contaminación, los resultados pueden ser incluso letales”.

Los ataques de Azerbaiyán estuvieron, de acuerdo con el reporte y con entrevistas a la población local, dirigidos directamente contra civiles: “Se reveló que se suponía que los civiles que vivían en las inmediaciones se escondían en los bosques que también fueron blanco de ataques de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán”. “Además, también hay casos en los que las áreas forestales seleccionadas están muy cerca de las zonas residenciales. Esto significa que incluso si los civiles locales no estuvieran protegidos en los bosques, el daño causado, en cualquier caso, será catastrófico”.

Sobre el daño ambiental causado, el informe señala: “Pasando a la cuestión del desastre ambiental causado como resultado del uso de municiones incendiarias de destrucción masiva que contienen elementos químicos (posiblemente fósforo blanco) por las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán contra los bosques de Artsaj, conviene subrayar en primer lugar que, según las evaluaciones de los expertos, el fuego, provocado por este tipo de arma no se detiene ni siquiera con los materiales extintores o el agua. Esto significa que, incluso si no hay más ataques, el fuego no se puede extinguir fácilmente y las áreas forestales de Artsaj continuarán ardiendo, causando un desastre ambiental y siendo también peligroso para los seres humanos”.

De acuerdo con la investigación, al 2 de noviembre “las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán quemaron deliberadamente al menos 1.815 hectáreas de superficie forestal de Artsaj”.

Posteriormente, se denuncia el uso de armas químicas contra población civil: “En particular, durante la preparación del presente informe, se recibió información oficial del Defensor del Pueblo de Artsaj sobre los daños causados por las espinillas de gas en varias comunidades civiles (por ejemplo, Nngi, Taghavard, Aknaghbyur, Sghnakh). Además de ser extremadamente peligrosa, la quema de espinillas de gas provocó una privación del uso del gas como objeto indispensable para la supervivencia de la población civil”.

La investigación concluye: “Teniendo en cuenta los hechos antes mencionados, se debe concluir que lamentablemente en el momento de la preparación del presente informe era imposible saber al 100% cuál era exactamente el elemento químico dentro de las municiones utilizadas por las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán contra los bosques de Artsaj entre el 29 y el 31 de octubre. Dicho de otra manera, no está claro si era fósforo blanco o no. Sin embargo, considerando los efectos notificados tanto en el medio ambiente natural como en la población de Artsaj, se puede considerar que el daño causado fue en cualquier caso destructivo”.

Por último, se presentan 10 conclusiones:

1) Se utilizan municiones de destrucción masiva;
2) Las municiones contienen elementos químicos (posiblemente fósforo blanco);
3) Se utilizan municiones contra los bosques, provocando incendios masivos y destrucción del medio ambiente natural;
4) Según peritajes, el fuego provocado por este tipo de arma no se detiene ni siquiera con materiales extintores o agua;
5) Los bosques donde se utilizaron estas municiones, están ubicados cerca de las comunidades civiles;
6) Las municiones utilizadas suponen una amenaza real para la población civil que vive cerca de las zonas forestales objetivo;
7) Según los datos oficiales, hay bosques quemados en todas las regiones de Artsaj (en total, al menos 1815 hectáreas de superficie forestal);
8) Como resultado del uso de municiones discutidas, hay animales sacrificados;
9) Se destruyeron varios objetos indispensables para la supervivencia de la población civil;
10) Según las declaraciones oficiales y las actividades de investigación, los civiles se esconden de los ataques de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán en esos bosques.

“Por lo tanto, debe concluirse que el uso de municiones incendiarias de destrucción masiva (es decir, armas incendiarias) que contienen elementos químicos (posiblemente fósforo blanco) por parte de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán, viola también el principio fundamental del derecho internacional humanitario sobre la prohibición de ataques indiscriminados y el uso de arma indiscriminada. Además, esto constituye un crimen de guerra”, finaliza el texto.

06 de noviembre de 2020
Fuente: Diario Armenia 

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.