Guerra Artsaj 2020

Human Rights Watch denunció el “trato inhumano” de Azerbaiyán contra prisioneros de guerra armenios

El organismo de defensa de los derechos humanos, Human Rights Watch (HRW), denunció el 2 de diciembre que Azerbaiyán mantiene un “trato inhumano” contra prisioneros armenios de la guerra de Artsaj.

“Las fuerzas azerbaiyanas han tratado de manera inhumana a numerosas tropas militares de etnia armenia capturadas en el conflicto de Nagorno Karabaj”, dijo HRW: “Sometieron a estos prisioneros de guerra a abusos físicos y humillaciones, en acciones que fueron captadas en videos y difundidas ampliamente en las redes sociales desde octubre”.

Los videos muestran a los captores azerbaiyanos abofeteando, pateando y presionando a los prisioneros de guerra armenios, y obligándolos, bajo obvia presión y con la aparente intención de humillarlos, a besar la bandera azerbaiyana, a elogiar al presidente azerbaiyano Ilham Aliyev, insultar al primer ministro armenio Nikol Pashinyan, y declarar que Nagorno Karabaj es Azerbaiyán. En la mayoría de los videos, los rostros de los captores son visibles, lo que sugiere que no temían ser considerados responsables.

“No puede haber ninguna justificación para el trato violento y humillante de los prisioneros de guerra”, dijo Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “El derecho humanitario es absolutamente claro sobre la obligación de proteger a los prisioneros de guerra. Las autoridades de Azerbaiyán deben asegurarse de que este trato termine de inmediato”.

Aunque algunos de los presos que aparecen en los videos que Human Rights Watch revisó dijeron, en comunicaciones posteriores con sus familias, que los estaban tratando bien, existen serios motivos de preocupación por su seguridad y bienestar.

El derecho internacional humanitario, o el derecho de los conflictos armados, exige que las partes en un conflicto armado internacional traten a los prisioneros de guerra con humanidad en todas las circunstancias. La tercera Convención de Ginebra protege a los prisioneros de guerra “particularmente contra actos de violencia o intimidación y contra insultos y curiosidad pública”.

Si bien se desconocen las cifras exactas, los funcionarios armenios en Ereván dijeron a Human Rights Watch que Azerbaiyán tiene “docenas” de prisioneros de guerra armenios. Se sabe que Armenia tiene varios prisioneros de guerra azerbaiyanos y al menos tres mercenarios extranjeros. En las últimas semanas, Azerbaiyán comenzó una nueva propaganda espejo en la que denuncian supuestos maltratos a un prisionero de guerra azerbaiyano, a pesar de que en el propio video que comparten los ‘trolls’ azerbaiyanos se ve cómo los médicos armenios lo están atendiendo.

Por el contrario, se conocieron en las redes sociales decenas de videos que documentan el abuso de prisioneros de guerra armenios. Human Rights Watch examinó de cerca a 14 y habló con las familias de cinco prisioneros de guerra quienes describieron los abusos.

Human Rights Watch también examinó muchas otras imágenes y documentos legales, y habló con dos abogados, Artak Zeinalyan y Siranush Sahakyan, que representan a las familias de cerca de 40 prisioneros de guerra en solicitudes presentadas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de medidas cautelares (medidas urgentes para proteger a las personas cuyos casos están pendientes ante el tribunal y que se encuentran en “riesgo inminente de daño irreparable”). El tribunal concedió todas las solicitudes en nombre de los prisioneros de guerra individuales para instruir al gobierno de Azerbaiyán a proporcionar información sobre los prisioneros de guerra, dijeron los abogados.

Los casos

Las familias confirmaron que vieron a sus seres queridos en los videos, proporcionaron fotografías y otros documentos que establecían su identidad y confirmaron que estos familiares estaban sirviendo en el Ejército de Defensa de Nagorno Karabaj o en las fuerzas armadas armenias.

Sergey Martirosyan perdió contacto con su hijo, Michael, de 21 años, después de una llamada telefónica el 17 de octubre. El 25 de octubre, Sergey vio un video en Telegram que mostraba a ocho soldados armenios abusados ​​por militares azerbaiyanos. Los soldados yacían en el suelo, con los ojos vendados y sujetos, mientras sus captores los pateaban, arrastraban, los pisoteaban y los pinchaban con una varilla de metal afilada. En el minuto 1:28, la cámara se acerca a un soldado que repite, gimiendo, “lo contaré todo”, en ruso, mientras los soldados azerbaiyanos lo patean al menos siete veces, le pisan la cabeza y la pierna y lo pinchan.

Sergey dijo que reconoció de inmediato la voz, el físico, el cabello y ciertos rasgos faciales de su hijo. Se puso en contacto con la Cruz Roja (CICR) y las autoridades locales. El 9 de noviembre, después de la intervención del TEDH, Sergey recibió una breve llamada telefónica de Michael, quien dijo que estaba detenido en Azerbaiyán y que estaba recibiendo tratamiento para las heridas en las piernas en un centro médico.


Hranush Shahbazyan, esposa de Ludvig Mkrtchyan, muestra el pasaporte de su esposo a Human Rights Watch. Ereván, noviembre de 2020.

Hranush Shahbazyan perdió contacto con su esposo, Ludvig Mkrtchyan, de 51 años, después de una conversación telefónica el 13 de octubre. El 12 de noviembre, el hermano de su esposo le envió el mismo video en el que aparece Martirosyan. Reconoció la voz, la calva y el físico de Mkrtchyan. Cuando se abre el video, Mkrtchyan está acurrucado de costado, con el estómago y la espalda parcialmente expuestos, y una aparente herida punzante en el lado izquierdo. Durante el segmento de las 00:58–1:25, dos soldados azerbaiyanos lo patean y golpean repetidamente con una barra de metal en su cabeza, espalda, estómago y piernas, mientras les ruega que no lo lastimen.

Según Shahbazyan, el 20 de noviembre, luego de la intervención del TEDH, el CICR le informó que visitaron a su esposo. Shahbazyan mostró a Human Rights Watch una carta que recibió dictada por Mkrtchyan. Shahbazyan dijo que se tranquilizó con su identidad cuando unos días después confirmó el sobrenombre de su hija.

Los abogados dijeron que miembros de la familia que son sus clientes habían identificado a otros tres militares representados en el video: Valery Hayrapetyan, Arman Harutyunyan y Armen Martirosyan (no relacionado con Michael Martirosyan).

Shirak Sargsyan perdió el contacto con su hijo, Areg, de 19 años, el 2 de octubre. El 8 de octubre, un pariente alertó a la familia sobre dos videos que muestran a Areg acostado encima de un tanque azerbaiyano y luego sentado en el mismo tanque y en el de su captor, quienes le ordenan gritar “Azerbaiyán” e insultar a Pashinyan.

A mediados de octubre, aparecieron tres videos más con Sargsyan en las redes sociales. Uno muestra a Sargsyan, aparentemente en el asiento trasero de un vehículo, vestido con una bata de flores y una gruesa venda negra en los ojos, y repitiendo, por orden de sus captores, “viva el presidente Aliyev” y “Karabaj es Azerbaiyán”, y maldiciendo a Pashinyan. La familia y los abogados de Sargsyan también lo vieron en una noticia de la emisora ​​azerbaiyana Kanal 1: sentado en un salón, con aspecto desorientado y angustiado, habla bajo coacción, condenando a Pashinyan, incluso por enviarlo a la guerra. Su voz tiembla, su respiración es pesada y sus piernas están vendadas.


Vahrudi Parunakyan, madre de Robert Vardanian, muestra sus fotografías a Human Rights Watch. Ereván, noviembre de 2020.

La familia de Sargsyan dijo que el 17 de octubre, las autoridades azerbaiyanas facilitaron una visita del CICR con él. Se le permitió escribir una carta a su familia dos veces y llamarlos brevemente el 17 de octubre.

El 18 de octubre, los medios de comunicación y fuentes oficiales azerbaiyanos informaron que funcionarios del gobierno visitaron a tres militares armenios capturados, incluido Sargsyan, en un hospital donde aparentemente estaban recibiendo tratamiento médico. Los militares, que fueron fotografiados y filmados en video, expresaron “gratitud” por el trato recibido.

El 22 y 23 de octubre, se distribuyeron al menos seis videos en las redes sociales que mostraban a cinco soldados armenios capturados maltratados y humillados por militares azerbaiyanos. En los videos, los captores azerbaiyanos, bailando, aparentemente en celebración de una victoria militar, abofetean a uno de los prisioneros en la cabeza, lo hacen arrodillarse, aplaudir y decir “Karabaj es Azerbaiyán”, y obligan al menos a tres de los prisioneros a besar la bandera de Azerbaiyán. Zeinalyan y Sahakyan, los abogados, dijeron que los familiares de los prisioneros se comunicaron con ellos e identificaron a los cinco como Eric Khachaturyan, Robert Vardanyan, Narek Sirunyan, Arayik Galstyan y Karen Manukyan.

Human Rights Watch habló con familiares de Khachaturyan, de 18 años, y Vardanyan, de 20.

El padre de Khachaturyan, Saribek, perdió el contacto con su hijo el 12 de octubre. Varios días después se enteró de que su hijo había sido herido. No tuvo más información hasta el 22 de noviembre, cuando un vecino le mostró un video en el que reconocía a Eric. Más tarde, la familia lo vio en otros cuatro videos. Los videos muestran a los captores de Eric sujetándolo por el cuello y golpeándole la cabeza mientras intentan obligarlo a decir “Karabaj es Azerbaiyán”, a besar la bandera azerbaiyana y a arrodillarse y aplaudir, junto con Vardanyan y otro prisionero, mientras sus captores están bailando.

La madre de Robert Vardanyan, Varduhi Parunakyan, dijo que su último contacto con su hijo fue el 8 de octubre. Más tarde, se enteró de que Vardanyan había sido herido y que él, junto con Khachaturyan y otras tres personas, fueron capturados mientras esperaban un equipo de rescate.

En los videos, Vardanyan se ve obligado a besar la bandera azerbaiyana después de que Khachaturyan y otro prisionero lo hayan hecho, arrodillarse en el suelo y aplaudir, junto con Khachaturyan y otro prisionero, mientras bailan sus captores y lo fuerzan a decir repetidamente “Karabaj es Azerbaiyán”. En el video, él está adentro, su rostro está magullado y sucio, y uno de sus captores lo presiona para que hable más alto; mientras que en el video de “celebración” él está al aire libre y su rostro está limpio y sin marcas de moretones.

Azerbaiyán aún no respondió la solicitud del TEDH del 27 de noviembre con pedido de información de las autoridades azerbaiyanas sobre el paradero de los cinco soldados.

“Es revelador que algunos de los militares que llevaron a cabo estos abusos no tuvieran reparos en ser filmados”, dijo Williamson. “Tanto si los soldados pensaron que se saldrían con la suya como si no, es fundamental que Azerbaiyán procese a los responsables de estos crímenes sobre la base tanto de la responsabilidad penal directa como de la responsabilidad del mando”.

02 de diciembre del 2020
Fuente: Diario Armenia

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.