ESTADOS UNIDOS

Comunicado de Armenian National Committee of America (ANCA) – CNA EE.UU.

ANCA: Condenas leves y acusaciones débiles de los ataques frente a la embajada turca atentan contra la libertad de expresión en los Estados Unidos. El tribunal refrenda el acuerdo de negociación entre la fiscalía y la defensa a pesar de las contundentes declaraciones del Centro de Asuntos Jurídicos Armenio y de las víctimas del ataque

WASHINGTON, DC — El director ejecutivo del Consejo Nacional Armenio de Estados Unidos (ANCA) Aram Hamparian, testigo de los ataques ordenados por Erdogán en 16 de mayo contra manifestantes que estaban reclamando pacíficamente en Washington, DC, criticó duramente el fallo del 5 de abril emitido por el Tribunal Superior de Washington DC, que dictaba una condena leve a dos de los atacantes turco-estadounidenses, que ya habían sido encontrados culpables de delitos de odio y otras violaciones, y condenados a 15 años de cárcel. Sin embargo, Eyup Yildirim y Sinan Narin solo deberán cumplir ahora una condena de un año y un día de prisión, con el beneficio de un periodo más corto en la cárcel por buena conducta, tres años de libertad condicional y una multa de 100 dólares cada uno.

“Este fallo debería preocupar a todos los estadounidenses”, dijo Aram Hamparian. “Estas condenas leves –que encabezan las desestimaciones de la mayoría de los cargos por parte del gobierno y su falta de procurar cualquier extradición de los guardaespaldas de Erdogán– atentan contra el libre ejercicio de los derechos establecidos en la Primera Enmienda a favor de los estadounidenses, de los armenios o de cualquier otra comunidad, a manifestarse contra las acciones de un gobierno extranjero”.

“Como estadounidenses, es nuestro derecho manifestarnos sobre cualquier cuestión, sea extranjera o nacional, sin que tengamos que temer a la represión y con la tranquilidad de que los que violen nuestros derechos serán llevados ante la justicia. Lamentablemente, este no ha sido el caso en respuesta a la exportación lisa y llana por parte de Erdogán de su régimen de violencia a las calles de Washington, DC. Este enfoque de “Turquía Primero” defiende a los atacantes extranjeros en lugar de proteger las libertades de los estadounidenses”, concluyó Hamparian.

Hamparian y representantes del ANCA, y del Centro de Asuntos Jurídicos Armenio para la Justicia y los Derechos Humanos (ALC) se encontraban a disposición en el Tribunal Superior del Distrito de Columbia cuando la jueza Marisa Demeo anunció el fallo para

Yildirim y Narin, dos de los 19 acusados de perpetrar los ataques brutales, que incluía a 15 miembros de las fuerzas de seguridad de presidente turco Erdogán y a dos canadienses,

que –según se dice– han sido desde entonces repatriados a Turquía. Los 19 acusados fueron procesados por el delito de conspiración para cometer un delito de violencia, con el agravante de ser un delito incitado por el odio, que lleva a 15 años de prisión. El fallo del tribunal pasó por alto el componente del odio que acarreaba los cargos, que quedaron, en consecuencia, minimizados a un cargo de agresión.

La jueza Demeo dictó este fallo a pesar de la fuerte repercusión que tuvo en la comunidad y de las declaraciones impactantes de Kate Nahapetian (ALC) y de las de muchas otras personas que fueron blancos de los ataques, entre otras: la señora Lusik Usoyan, fundadora y presidenta de fondo de ayuda humanitaria Ezidi Relief Fund, el señor Murat Yusa, un comerciante local y organizador de la protesta, y Abbas Azzizi. Yildirim fue filmado cuando pateaba sin parar la cabeza y la cara de Yusa mientras yacía en el suelo boca abajo, lo que resultó en un diente roto, la pérdida de dos dientes y un corte profundo en la cabeza que requirió de cinco puntos. Usoyan fue dejado inconsciente por Narin y otros durante el ataque, lo que le causó una conmoción cerebral, pérdida de memoria y mareos, por lo que tuvo que acudir al hospital varias veces para seguir el tratamiento prescripto. Se les permitió a Usoyan, Yusa y Azzizi a hacer declaraciones orales en el tribunal, además de las declaraciones escritas.

“La causa judicial entablada contra Sinan Narin y Eyup Yildirim no es solo por agresiones violentas, que, de por sí, deberían merecer un castigo severo, sino que es una causa íntimamente relacionada con la violencia coordinada por las fuerzas de seguridad de un gobierno extranjero contra los organismos de nuestros ciudadanos y contra nuestros principios fundacionales de libertad de expresión y de reunión”, declaró el director ejecutivo del ALC Kate Nahapetian. “El mundo está mirando. Pero más aún, la policía que debía arriesgar la vida para proteger a mujeres y niños contra Narin y Yildirim y la desquiciada fuerza de seguridad extranjera está mirando, los manifestantes que fueron gravemente golpeados, dejados ensangrentados y que sufrieron lesiones físicas duraderas y trastornos emocionales están mirando, y los armenios-estadounidenses que se manifestarán contra el negacionismo patrocinado por el estado turco respecto del Genocidio Armenio, que se conmemora el 24 de abril, están mirando y pensando si estarán seguros en el DC”.

Yildirim y Narin fueron arrestados y llevados a prisión el 14 de junio de 2017. Son los protegidos del gobierno de Erdogán y de su ministro de relaciones exteriores Mevlut Cavusoglu, quienes con orgullo tuiteaban en septiembre sobre la visita de 2017: “Visitamos y les hacemos llegar todo nuestro cariño y los saludos de nuestra nación a nuestros hermanos Sinan Narin y Eyup Yildirim, en prisión, en Washington”. El 22 de marzo  recibieron la visita de varios miembros de la Comisión de Asuntos Extranjeros del Parlamento turco, incluida la de su presidente Volkan Bozkir, que tuiteó fotos con los sonrientes prisioneros.

El fallo del tribunal sigue las noticias, primero reportadas por Wall Street Journal, en marzo, en cuanto a que los cargos contra 11 de los 15 miembros de las fuerzas de seguridad de Erdogán habían sido desestimados: cuatro, el 7 de noviembre de 2017, el día en que el primer ministro turco Yildirim voló a Washington para reuniones; siete, el 14 de febrero, el día antes en que el secretario de estado Tillerson viajara a Ankara para reunirse con el presidente Erdogán. El Departamento de Estado sostiene que la sincronización con la desestimación de los cargos es pura coincidencia. Los miembros de la Cámara de Representantes y del Senado expresaron su preocupación de forma inmediata, junto con la observación de Ben Cadin, miembro de la Comisión Superior de Relaciones Exteriores del Senado: “Estoy profundamente alarmado de que el gobierno de Trump prefiera contentar a Erdogán en lugar de defender los derechos de los estadounidenses a manifestarse pacíficamente y sin temor a sufrir actos de violencia por parte de fuerzas de seguridad extranjeras. No obstante, este gobierno nuevamente está pisoteando el imperio de la ley”. Dana Rohrabacher, miembro de la Comisión de Asuntos Extranjeros de la Cámara de Representantes, destacó que “si esto es lo que parece, este fallo está enviando, sin dudas, una señal equivocada a Erdogán, quien, a su vez, está alineando su gobierno autoritario con los islamistas radicales y lleva a cabo el mismo tipo de ataques brutales contra sus propios ciudadanos mientras permitía, ante sus ojos, que estos se perpetraran en suelo estadounidense. Este ultraje no puede quedar impune”. El congresista de Nueva Jersey Bill Pascrell convocó a que el Departamento de Justicia pusiera en marcha una investigación sobre el asunto.

El director ejecutivo del ANCA Aram Hamparian fue filmado en vivo en la escena del ataque del 16 de mayo, frente a la residencia del embajador turco, donde el presidente Erdogán mantenía una reunión a puertas cerradas con líderes de grupos intelectuales. Este video mostraba las fuerzas pro Erdogán que avasallaban el cordón policial y golpeaban a los manifestantes que reclamaban pacíficamente –hombres mayores y muchas mujeres– y que ahora yacían en el suelo con heridas sangrantes durante el ataque.

Hamparian prestó declaración testimonial sobre los hechos el 25 de mayo en la audiencia de la Subcomisión de  Asuntos Extranjeros. En la misma audiencia comparecieron Usoyan, Yusa, Ruth Wedgwood y Edward B. Burling, profesor de Derecho Internacional y Diplomacia, de la Facultad de Estudios Internacionales Avanzados, de la Universidad de Hopkins. Usoyan y Yusa fueron víctimas del brutal ataque el 16 de mayo por parte de los guardaespaldas del presidente Erdogán.

El 6 de junio, con una votación de 397 contra 0, la Cámara de Representantes de Estados Unidos unánimemente condenó a Turquía en respuesta a los ataques, y adoptó una fuerte postura contra los intentos de Ankara de exportar su violencia e intolerancia a las costas estadounidenses. La resolución 354 de la Cámara –encabezada por el Presidente de la Comisión de Asuntos Extranjeros de la Cámara, el demócrata Eliot Engel, el Líder de la Mayoría de la Cámara Kevin McCarthy y el demócrata Whip Steny Hoyer– recibió el respaldo público del presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan. El 14 de Julio, la Cámara de Representantes de Estados Unidos también adoptó unánimemente una enmienda al Proyecto de Ley de Autorización de Defensa Nacional, abogada por el copresidente de la Comisión Ejecutiva Armenia David Trott, en la que se planteaba objeciones a la propuesta de venta de armas de fuego estadounidenses para uso de las mismísimas fuerzas de seguridad de Erdogán, involucradas en el ataque del 16 de mayo. Continuaron los esfuerzos por bloquear la venta de armas en el Senado de Estados Unidos, con la exitosa adopción de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias de una enmienda por parte de los senadores Chris Van Hollen y el vicepresidente de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias del Senado Patrick Leahy, en septiembre. El gobierno de Trump oficialmente retiró su controvertida propuesta que permitía la venta de armas de fuego semiautomáticas a Turquía poco tiempo después. Cabe destacar que los congresistas eran republicanos o demócratas de distintos estados, tales como California, Nueva York, Maryland, entre otros.

El 19 de Julio, los miembros con mayor antigüedad de la Comisión de Asuntos Extranjeros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos Dana Rohrabacher y Ted Poe, Tom Lantos, el copresidente de la Comisión de Derechos Humanos Jim McGovern, y los representantes Jim Costa y John Sarbanes condenaron las acciones de violencia del presidente turco Erdogán –tanto las perpetradas en Turquía como las perpetradas en los Estados Unidos– durante el “A Stand for Free Speech” (Apoyo a la Libertad de Expresión), convocado en el sitio donde se llevaron a cabo los ataques del 16 de mayo. La conferencia de prensa y la caravana fueron organizadas por el ANCA, en coordinación con la iniciativa del Sheridan Circle del 16 de mayo (incluidas muchas víctimas de las golpizas) y miles de grupos kurdos, armenios, griegos asirios y cristianos, entre otros los siguientes: la Asociación Kurda Estadounidense (AKA), En Defensa de los Cristianos, el Consejo Helénico Estadounidense, el ALC, Un Reclamo por la Acción, el Consejo de Liderazgo Helénico-Estadounidense, AHEPA, y Unión Juventud Armenia.

La protesta del 16 de mayo frente a la residencia del embajador turco fue una continuación de la protesta convocada más temprano el mismo día frente a la Casa Blanca, coorganizada por el ANCA. Mientras el presidente Trump se reunía con el presidente Erdogán, a los grupos de derechos humanos y religiosos se unieron representantes de las comunidades kurdas, armenias y yezidí para llamar la atención sobre la escalada de represión del régimen de Erdogán contra la libertad de prensa, contra grupos kurdos y de otras etnias, así como también sobre los constantes y continuos obstáculos contra los reclamos de justicia para el Genocidio Armenio.

Traducción: Alejandra Patricia Karamanian

INFOBAE

La violenta agresión de los guardaespaldas del presidente turco a manifestantes estadounidenses

17 de mayo de 2017

Miembros del cuerpo de seguridad de Recep Tayyip Erdogan atacaron a un grupo de personas que sostenían una bandera del partido kurdo. El hecho sucedió en las afueras de la casa del embajador kurdo en Washington D.C.

Una violenta trifulca dejó nueve personas heridas y dos arrestadas el martes en la residencia del embajador turco en Washington, D.C., luego que los guardaespaldas del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, agredieran a unos manifestantes.

Dos de los lesionados se encuentran graves y fueron trasladados en ambulancia a hospitales, dijo Doug Buchanan, portavoz del departamento de bomberos y de los servicios médicos de emergencia. Indicó por vía telefónica que el personal de asistencia fue requerido en la residencia del diplomático alrededor de las 4:30 de la tarde.

La gresca habría comenzando cuando los miembros de seguridad del presidente turco atacaron a unos manifestantes estadounidenses que sostenían una bandera del partido kurdo PYD. Según medios estadounidenses, en ese momento Erdogan se encontraba dentro de la residencia del embajador.

Dustin Sternbeck, portavoz del Departamento de la Policía Metropolitana, dijo que dos personas fueron arrestadas, incluida una que enfrenta cargos por agredir a un agente.

Los choques ocurrieron el mismo día que Erdogan se reunió con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. El Departamento de Estado declinó comentar al respecto.

(Con información de AP)

https://www.infobae.com/america/eeuu/2017/05/17/la-violenta-agresion-de-los-guardaespaldas-del-presidente-turco-a-manifestantes-estadounidenses/

 

EL PAÍS

Erdogan vio la agresión de sus guardaespaldas a manifestantes en Washington 

Washington 19 MAY 2017 – 18:44 CEST

EEUUUna grabación aporta nuevos detalles al incidente protagonizado por su equipo de seguridad. Nueve personas fueron hospitalizadas

Una nueva grabación ha revelado que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan presenció la agresión de varios de sus guardaespaldas a manifestantes en las inmediaciones de la embajada de Turquía en Washington. El incidente, que dejó a nueve personas heridas, tuvo lugar después de que Erdogan fuera recibido en la Casa Blanca por su homólogo Donald Trump. La Casa Blanca todavía no se ha pronunciado sobre la agresión.

El vídeo muestra como uno de los miembros del equipo de Erdogan se acerca a su vehículo en la entrada de la embajada y después conversa con otro de los asesores. Segundos después, varios de los guardaespaldas que se encontraban junto al coche corren hacia los manifestantes y empiezan a agredirles en presencia de la policía local de Washington, que trató de contener el incidente. Aunque las imágenes no aclaran si Erdogan dio indicaciones a sus guardaespaldas, instantes después se observa al presidente abandonar el vehículo, mirar hacia la plaza donde varios de sus guardaespaldas golpeaban a los manifestantes y después caminar hacia la residencia del embajador.

Según la policía local, nueve personas fueron ingresadas por las agresiones sufridas, una de ellas en estado grave. El Departamento de Estado emitió posteriormente un comunicado y ha abierto una investigación contra dos de los guardaespaldas. Fuentes consultadas por el diario The New York Times aseguran que ambos pudieron abandonar el país junto a Erdogan al tratarse de personal con protección diplomática, pero EE UU estudia prohibirles la entrada de nuevo.

El senador republicano John McCain criticó duramente el incidente y pidió a la Administración Trump que expulse al embajador turco de Estados Unidos. “Este tipo de cosas no pueden quedar sin respuesta”, declaró McCain en la cadena MSNBC. “Quizás haya otra manera, quizás también se puedan presentar cargos para identificar a estos individuos”. El senador republicano sumó su firma a la de la demócrata Dianne Feinstein en una carta enviada a Erdogan en la que califican el ataque de “insulto” a los derechos de los estadounidenses.

Los manifestantes en Washington protestaban las medidas represoras de Erdogan contra la minoría kurda. El presidente turco acaba de aprobar una reforma constitucional que le concede mayores poderes políticos, así como el control sobre los partidos de la oposición. El asunto quedó fuera de la reunión entre el mandatario turco y Trump en la Casa Blanca. El presidente estadounidense sí le recibió como uno de sus mayores aliados en la lucha contra el terrorismo islámico.

https://elpais.com/internacional/2017/05/19/estados_unidos/1495211214_589756.html

 

EL PAÍS

Los guardaespaldas de Erdogan agreden a manifestantes afuera de su embajada en Washington

Washington 18 MAY 2017 – 10:30 ART

EEUU3Los altercados acabaron con nueve heridos, uno en estado grave, y dos detenidos

Numerosos miembros de la comitiva de seguridad del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, agredieron este martes a manifestantes a las afueras de la residencia del embajador turco en Washington minutos después de que el presidente se reuniera con Donald Trump en la Casa Blanca. Los altercados dejaron nueve heridos, uno de ellos de gravedad, y dos arrestados.

El Departamento de Estado explicó en un comunicado este miércoles que “trasladará su preocupación (por lo sucedido) al Gobierno turco con la mayor firmeza posible”. “La violencia no es nunca la respuesta apropiada a la libertad de expresión, y nosotros apoyamos el derecho a la libertad y el derecho a la protesta pacífica”, sentenció un portavoz.

Vídeos de la confrontación muestran a un grupo de hombres vestidos de traje golpeando fuertemente a manifestantes, que ondeaban banderas de las milicias kurdo-sirias YPG. El Gobierno de Erdogan les considera una organización terrorista, un punto de tensión con la Casa Blanca, que ha decidido armarles para combatir al Estado Islámico (ISIS).

“De repente empezaron a correr hacia nosotros”, explicó a la cadena ABC un manifestante. “Alguien me empezó a golpear en la cabeza repetidas veces. Pensé, ya estoy en el suelo, ¿por qué sigue pegándome?”, dijo. La pelea tuvo lugar en el acomodado barrio de Dupont Circle, en el que se encuentran las representaciones diplomáticas de muchos países en Washington.

La policía local de la capital frenó las agresiones aunque los guardaespaldas de Erdogan intentaron sortear la barrera humana para continuar golpeando a los manifestantes. Según una cadena afiliada a NBC, el mandatario turco se encontraba en la residencia del embajador en esos momentos.

El incidente violento responde a las tensiones entre los partidarios de Erdogan y las milicias kurdas en Turquía, que tienen ambiciones nacionalistas. En Turquía, Erdogan acapara cada vez más poder y las represiones contra sus opositores han sido frecuentes. Con un triunfo mínimo, el presidente logró aprobar una reforma constitucional que le otorgará un mayor control ante las denuncias de los partidos de oposición. Donald Trump, menos crítico que sus predecesores hacia el Gobierno turco, felicitó a Erdogan por su resultado, un gesto que le costó numerosas críticas en Washington.

https://elpais.com/internacional/2017/05/17/estados_unidos/1495041510_803655.html?rel=mas

 

 

THE GUARDIAN

The violence of Erdoğan’s bodyguards in Washington DC is Turkey’s new normal

Mon 22 May 2017 20.14 BST Last modified on Fri 14 Jul 2017 18.06 BST

The violent scenes in the US capital were typical of Turkey, where anyone who criticizes the government is labeled a terrorist and treated with brutality

On 16 May, a slice of Erdoğan’s Turkey found its way to Washington DC. That day, a group gathered outside the Turkish ambassador’s residence to protest against the Turkish president Recep Tayyip Erdoğan. There, they were  by the Turkish leader’s bodyguards. A total of  Instead of the attackers, two protesters were arrested.

This is what the world saw that day, and this is the story that videos of the incident tell. But, according to Turkish pro-government media, which includes all mainstream newspapers and TV channels in Turkey, the world got the story wrong.

In their version, terrorist sympathizers and Kurdistan Workers’ party (PKK) supporters had started to create trouble. Erdoğan’s bodyguards decided to intervene, they say, because US police were not able to adequately handle that situation.

Everyone who is fed up with the Turkish media’s unapologetic propaganda was expecting this distortion of facts. And all the media outlets used similar phrasing to make sure everyone put out the same story.

In Turkey, when police or Erdoğan supporters beat or attack protesters, whenever dissidents or activists are exposed to state violence, or whenever they arrest someone just for raising their voice in opposition, we see and hear the same story.

Let’s take Yusuf Yerkel, for example. He was one of the advisers of then prime minister Erdoğan when the , which killed 301 miners, happened. When Erdoğan visited Soma with him, protesters, many of whom were family members of the miners, gathered to meet them. Police decided to attack the protesters and held Erdal Kocabıyık, a protesting miner, on the ground. That’s when .

Earlier in the day, Kocabıyık had kicked one of the cars owned by the government. Kocabıyık first was fined 500 Turkish liras for “vandalizing government property” and then received a 10-month jail sentence. All Yerkel received was seven days off work with a , because he hurt his leg. In 2016, a court even , saying that the famous photograph that captured what he did should be taken down for defamation reasons. That is censorship.

Erdoğan’s party, the AKP, has built a strong narrative to make sure that things will never change. Since 2002, they have taken every step to make their ideology and themselves synonymous with the state. Because of this, all opposition against them can be presented as an attack on the Turkish state.

Criticizing the government or any AKP politician is viewed by them as a crime against the state itself. Demanding change is understood as demanding the destruction of the state. This became crystal clear around the Gezi Park protests. And since then, they’ve only become more aggressive and brutal.

That’s the way autocratic narratives work. All a leader has to do is make sure that anyone opposing them is seen as a threat and a terrorist. That signals to thugs that attacking so-called “terrorists” is a good thing and won’t be punished.

That’s exactly what’s been happening in Turkey for a long time. Anyone criticizing Erdoğan, the AKP or their politics is labeled a terrorist or foreign spy and becomes a target. People around Erdoğan – his supporters, the police, and the media – just wait for a chance to teach them a lesson.

Erdoğan insists that all the journalists being detained in Turkey are terrorists, criminals, and child molesters

Today in Turkey, there are hotlines for citizens to inform officials about potential terrorists. Recently they have also decided to bring back neighbourhood watchmen to keep people “safe”. The government denies that it jails people for the crime of reporting. Rather, Erdoğan insists that all detained journalists in Turkey are terrorists, criminals and child molesters.

Since the 15 July 2016 coup attempt, the government has removed thousands of people’s jobs, legal rights, passports and more by means of statutory decrees as a part of the ongoing state of emergency, turning them into legal zombies.

And if you go on a hunger strike just to get your rights back, as Nuriye Gülmen and Semih Özakça did, not a single government official will care about you, police will attack your supporters and one day they’ll raid your house at night to arrest you – as happened to Gülmen and Özakça on Sunday. Even though you were protesting at the same spot for weeks, every single day.

What happened in Washington DC was business as usual in Erdoğan’s Turkey. It was a glimpse into a place where being critical of the government renders you subhuman, deserving of everything that comes your way: kicks, choking and death threats. What the world saw was just a small scene from Turkey’s new normal.

This article was amended on 23 May 2017. An earlier version incorrectly stated the date of the protest. It was further amended to reflect the fact that the protesters were not just Kurdish Americans.

https://www.theguardian.com/world/commentisfree/2017/may/22/erdogan-turkey-protests-washington-dc

 

THE INDEPENDENT

Erdogan guards face three new indictments over Washington DC brawl

Wednesday 30 August 2017 12:30 BST

Nineteen people in total indicted on charges of conspiracy to commit a crime of violence after Turkish security detail rushed at peaceful protesters during state visit

The US Justice Department has issued three new indictments for members of Turkish President Recep Tayyip Erdogan’s security detail for attacking peaceful protesters in an incident in Washington DC earlier this year.

Tuesday’s grand jury decision means that a total of 19 people – 15 identified as Turkish security officials – have now been charged over their roles in the violence on 17 May during Mr Erdogan’s state visit to the US.

Nine people were hospitalised and two members of the Turkish leader’s security detail initially arrested in the brutal altercation with Kurds, Yazidis and Armenians protesting Mr Erdogan’s human rights record and Syria policy.

In footage from the incident Turkish bodyguards can be seen suddenly rushing at the protesters.

An elderly man holding a megaphone is kicked in the face, and several women are also hit. Police officers can be seen attempting to hold some of the aggressors back, dragging them to the other side of the street.

Both Democrat and Republican politicians condemned the violence on American soil at the time, saying it violated the right to freedom of assembly.

All 19 have been charged with conspiracy to commit a crime of violence, which is punishable by a statutory maximum of 15 years in prison, and several face additional charges of assault with a deadly weapon.

A total of 21 counts of assault and hate crimes based on the victims’ ethnicity were aimed at the defendants by Washington DC district attorney Channing Phillips.

Only two of the accused have been arrested. Of the 17 men at large, two are Canadian citizens and the rest are Turkish nationals.

President Erdogan himself criticised the initial indictment decisions in June, accusing US police of allowing “terrorists” to protest “50 metres from me”.

“Why would I bring my guards with me to the United States, if not to protect me?” he said in a speech in Ankara, in which he vowed to fight the charges “politically and judicially”.

https://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/erdogan-guards-washington-dc-fight-indictments-turkey-president-visit-donald-trump-a7920126.html

 

THE INDEPENDENT 

Two arrested over brawl between Turkish protestors and security guards during Erdogan White House visit

Wednesday 14 June 2017 21:26 BST

EEUU4The brawl included protesters, supporters of the Turkish president, and members of his security detail

Two men have been arrested for their role in a violent altercation outside the Turkish ambassador’s residence during a recent visit to Washington by Turkey’s president, police said Wednesday.

The Metropolitan Police Department said in a brief statement that Sinan Narin had been arrested in Virginia on an aggravated assault charge. It said Eyup Yildirim had been arrested in New Jersey on charges of assault with significant bodily injury and aggravated assault.

The department released no further details about the men but said additional information would be available Thursday.

Yildirim made his first appearance before Federal Magistrate James Clarke in Newark, N.J., who ordered him held without bail pending his next court date in Washington.

Public defender David Holman sought home confinement, arguing that Yildirim wasn’t a flight risk and had never been convicted of anything before. Clarke said he was less concerned with him being a possible flight risk and more concerned about the nature of the crime.

Holman told the judge that Yildirim has received death threats because of the case. He said Yildirim is a business owner with three kids and ties to the local community. Prosecutors told the judge Yildirim had been arrested twice in the late 90s on simple assault charges, but the charges were later dismissed. Holman declined to comment to a reporter, as is office policy.

Narin and Yildirim were both participants in the protests, according to a U.S. official familiar with the case. On the day of the violence, police detained two members of Turkish President Recep Tayyip Erdogan’s security detail but released them shortly afterward. Two other men were arrested at the scene — one for aggravated assault and the other for assaulting a police officer.

The U.S. official, who was not authorized to speak publicly to the matter and demanded anonymity, said DC police had identified 34 of 42 people who were involved in the fight, and are seeking their arrests. Police are expected to release photos of the other 8 possible suspects and appeal to the public for information on their identities, the official said.

The clash happened as Erdogan arrived at the ambassador’s residence after a White House meeting with President Donald Trump on May 16.

Video of the protest showed security guards and some Erdogan supporters attacking a small group of protesters with their fists and feet. Men in dark suits and others were recorded repeatedly kicking one woman as she lay curled on a sidewalk. Another wrenched a woman’s neck and threw her to the ground. A man with a bullhorn was repeatedly kicked in the face.

After police officers struggled to protect the protesters and ordered the men in suits to retreat, several of the men dodged the officers and ran into the park to continue the attacks. In all, nine people were hurt.

The fracas added to already strained U.S.-Turkish ties. The NATO allies have publicly clashed over a U.S. decision to arm Syrian Kurdish rebels fighting the Islamic State group in Syria. Turkey considers the fighters to be an extension the Kurdish insurgency in Turkey known as the PKK, and claims without evidence that protesters who showed up during Erdogan’s visit to Washington last week were themselves associated with the PKK.

U.S. officials had strongly criticized the Turkish government after Erdogan’s security forces for the violence, and the State Department summoned Turkey’s ambassador to the U.S. to complain. The Turkish Foreign Ministry then summoned the U.S. ambassador to Turkey to complain about the treatment of the detained security guards.

Turkey’s U.S. embassy alleged the demonstrators were associated with the PKK, which has waged a three-decade-long insurgency against Turkey and is considered a terrorist group by the United States.

Turkey’s official Anadolu news agency said they chanted anti-Erdogan slogans, and that the Turkish president’s team moved in to disperse them because “police did not heed to Turkish demands to intervene.” The Turkish Embassy claimed the demonstrators were “aggressively provoking Turkish-American citizens who had peacefully assembled to greet the president. The Turkish-Americans responded in self-defense and one of them was seriously injured.”

But Mehmet Yuksel, who arrived immediately after the incident and knows almost all of the dozen or so demonstrators, said they weren’t connected with the PKK. The victims included Americans, he said at the time, and there was no justification for the attack.

https://www.independent.co.uk/news/world/americas/erdogan-turkey-washington-brawl-arrests-protestors-security-guards-a7790736.html

 

 

 

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.